free hit counter
EN EL CENTRO
La leyenda del Hospital del Divino Salvador, el primer manicomio para mujeres de la CDMX

Fue en el año de 1687, que la esposa de un carpintero de nombre José Sáyago, le pidió a su marido darle techo a su prima María de la Concepción, una mujer que se encontraba fuera de razón y que vagaba por las calles; Don José accedió de inmediato, sin embargo, al darse cuenta que había más mujeres en ese tipo de situación, éste decidió ayudarles también.

Pronto llegaron a la casa Beatriz de la Rosa y Francisca Osorio, quienes también padecían de sus facultades mentales.

El lugar que se ubicaba frente a la iglesia de Jesús María, se convirtió en el primero hospital de la CDMX para mujeres con enfermedades mentales, y es que, aunque ya existía el Hospital de San Hipólito, este era mixto y pocas veces se encontraba con algún lugar disponible para recibir a quien lo necesitara.

La leyenda del Hospital del Divino Salvador, el primer manicomio para mujeres de la CDMX

Don José y su esposa poco a poco fueron recibiendo a más pacientes, y en su afán de apoyar, el padre jesuita Juan Pérez también ayudó con algunas limosnas.

En el año 1690, el arzobispo de México, Francisco de Aguilar y Seijas decidió también ayudar a la pareja, por lo que donó un inmueble más amplio frente al Colegio de San Gregorio, además de brindar vestido y sustento; el lugar fue también conocido como “La casa de las Ynocentes”.

Tras la muerte del arzobispo en el año 1698, el prefecto eclesiástico Juan Martínez de la Parra, ordenó que la Congregación del Divino Salvador de la casa profesa de los jesuitas se hizo cargo del lugar y de las internas, teniendo como objetivo buscar un nuevo lugar en donde ya no se pagara renta.

En el año 1699 se logró comprar una finca en la calle de Canoa, hoy conocida como Donceles, lugar que se convirtió en un exclusivo hospital para tratar a mujeres dementes que se inauguró en el año 1700 con el nombre del Divino Salvador.

El hospital de inmediato empezó a recibir a mujeres de todo tipo, desde indigentes, hasta refinadas, quienes por supuesto recibían un trato mejor y hasta podían tener celdas privadas, amuebladas y elegían sus alimentos.

Otro tipo de pacientes que ahí eran atendidas fueron mujeres y niñas con epilepsia, quienes como todas las que ingresaban al hospital, eran declaradas como incapacitadas.

En el año 1767, luego de la expulsión de los jesuitas y de que la congregación se extinguiera, el hospital quedó a cargo del gobierno virreinal, por lo que en ese momento fue conocido como Hospital Real.

En el siglo XIX el hospital fue remodelado y tras la independencia en el año 1824 este fue declarado como Hospital General de la Federación.

En 1835, la Sociedad de San Vicente de Paul quedó a cargo del nosocomio, recomendando que el cuidado de las internas quedara a cargo de las hermanas de la caridad, concretándose esto hasta el año 1855.

En 1861, el Dr. Miguel Alvarado asume la dirección del lugar y con la llegada de éste se empiezan a implementar nuevos métodos de cuidado y tratamientos para las internas del lugar.

La leyenda del Hospital del Divino Salvador, el primer manicomio para mujeres de la CDMX

En 1874 las hermanadas de la caridad fueron expulsadas del país, por lo que en 1877 el hospital queda a cargo de la Junta de Beneficencia.

Con la muerte del Dr. Alvarado en el año 1890, el hospital comenzó a deteriorarse lo mismo que sus servicios, por lo éste fue cerrado de manera definitiva en 1910.

Las internas que aún ahí quedaban, fueron trasladadas al también famoso manicomio de La Castañeda en donde de cierta forma continuaron con su “tratamiento”.

El edificio de la calle de Donceles que había sido abandonado, fue utilizado por las tropas revolucionarias constitucionalistas como cuartel para protegerse, y en 1919 el Presidente Venustiano Carranza ordenó su reconstrucción total dándole el aspecto que hoy tiene.

El lugar fue reinaugurado hasta 1927 por el presidente Plutarco Elías Calles para alojar las oficinas de la Beneficencia Pública y de la Secretaría de Salubridad y Asistencia.

En la actualidad el lugar es sede del archivo histórico de la Secretaría de Salud y a las afueras se puede observar una placa donde se cuenta de la existencia del Hospital del Divino Salvador.

 

Tema de interés: Te decimos cómo lograr ahorrar 20 mil pesos en 14 semanas

No te puedes perder...

¿Qué beneficios obtenemos del apio al incluirlo en nuestra dieta?

Queso de puerco: ¿Qué es y de qué está hecho este embutido?

Cachún Cachún Ra Ra: 9 datos curiosos del programa de televisión

Sábila: 11 beneficios y usos de esta maravillosa planta