free hit counter
EN EL CENTRO
La leyenda de la lagaña de los perros

Misteriosos sucesos acompañan esta leyenda, pues se dice que quien se unta lagaña de perro en el ojo logra ver a las personas que han muerto. Este relato como tal no es originario de alguna región en específico, y es que en muchos Estados de la República Mexicana se cuenta que la gente que ha intentado ver a sus difuntos termina también muerta.

Muchas personas aseguran que los perros
tienen la capacidad de ver gente muerta…

Esta leyenda toma mayor importancia en los días 1 y 2  de noviembre que es cuando se conmemora el Día de Muertos en México, pues se dice que en una ocasión un hombre muy desdichado que acababa de perder a un familiar muy cercano quiso comprobar lo que mucha gente decía.

Decidido por volver a ver a quién había pasado al otro mundo, colocó una bella ofrenda, pues sabía que en esas fechas los difuntos visitaban a sus familiares que aún vivían.

También te puede interesar: La Leyenda de la Isla de las Muñecas

El hombre consiguió un perro, le frotó los ojos para quitarle la lagaña y posteriormente se las untó él (se dice que los perros tienen un sexto sentido el cual hace que puedan ver los espíritus de gente muerta). 

Se comenta que el hombre poco a poco vio cómo sus familiares muertos entraban a su casa a visitar la ofrenda y fue su hermana fallecida quien le reclamó por haber hecho eso, pues ahora su deber era llevarlo con ella.

La gente del pueblo que sabía lo que el hombre había hecho se encontraba muy preocupada, pues en varios días no supieron nada de el, por lo que decidieron ir a buscarlo a su casa.

Para su sorpresa, lo encontraron en un rincón de su habitación en posición fetal, muerto y con una cara espeluznante de horror.

Te recomendamos: La Leyenda de La Mujer del Candil

 

No te puedes perder...

Dr Cándido Pérez: 7 datos que NO conocías del divertido programa de TV

El rábano, 7 beneficios que te harán querer comerlo

13 canciones de telenovela que llevamos en la memoria y en el corazón

La leyenda del tesoro escondido de Valle de Bravo