free hit counter
EN EL CENTRO
Historia de Mictlantecuhtli, el dios de la muerte

Mictlantecuhtli era el dios de los muertos, el rey de las sombras y la obscuridad. El Mictlán era gobernado por esta deidad; este ser de la mitología mexicana era el encargado de controlar el mundo de los muertos.

También conocido como Popocatzin, este temido dios de grandes poderes no solo controlaba la muerte, sino también el fuego y las sombras.

El mundo subterráneo se encontraba dominado por Mictlantecuhtli, el cual era representado con un cuerpo de esqueleto y una cabeza en forma de calavera que poseía muchos dientes, su cabello de color negro era muy encrespado y  la profundidad de sus ojos reflejaban el poder y el control que poseía sobre la obscuridad y siempre se encontraba acompañado por arañas, búhos y murciélagos.

Mictecacihuatl era su esposa, y con ayuda de ella gobernaba el Mictlán, el cual estaba conformado por nueve ríos subterráneos y por millones de almas que vagaban intentado cruzar cada uno de ellos.

Tema relacionado: El camino al Mictlán ¿Los perros te ayudan en tu viaje por el inframundo?

Los festivales aztecas en donde rendían tributo a los muertos eran organizados por Mictecacihuatl, además de que ella era la encargada de cuidar y vigilar los huesos de los muertos.

Para que las almas pudieran llegar con los dioses Mictlantecuhtl y Mictecacihuatl debían cruzar acompañados de un perro sinuososo y difíciles caminos, grandes montañas y desiertos, luchar con un cocodrilo  y vencer tormentas y vientos huracanados.

Los aztecas tenían la teoría que dependiendo de la forma de morir era el lugar al cuál eras enviado:

  • Mictlán (Cuando morían de muerte natural)
  • Tlalocan (Cuando morían en accidentes de agua o a casua de un rayo)
  • Tonatiuhihuícac (Cuando morían por consecuencia de un parto o una guerra)
  • Chichihuacuauhco (Cuando los que morían eran bebés que estaban por nacer o en el parto)

Las almas que no conseguían superar las pruebas debían permanecer ahí por la eternidad, en tanto que quienes las superaban lograban su liberación y podían estar en paz; algunos eran juzgados y dependiendo de la resolución podían ser enviados a lo más profundo del mundo de los muertos.

Debido a que estas deidades no tenían mucha influencia con los vivos, no se realizaba un verdadero culto a ellos, sin embargo, se han encontrado figuras y códices que confirmarían la creencia que tenían de ellos.

También te puede interesar: Las 10 muertes más trágicas del espectáculo

 

 

 

No te puedes perder...

La misteriosa leyenda del anillo de Doña Alba

7 errores que cometemos al utilizar el horno de microondas

Café de olla, origen y forma de preparar la tradicional bebida mexicana

¿Qué es la HOJA SANTA y cuáles son sus propiedades?