free hit counter
BLOG: Leyendas
El Relojero

Una famosa leyenda acontecida en el centro de la Ciudad de México en donde un famoso relojero muere asesinado por un cliente enfermo por el amor de su bella esposa. Pero no todo quedaría ahí, pues el espíritu del difunto no dejaría que quien le quitó la vida pudiera vivir tranquilo.

El Relojero

Cuenta la leyenda que a finales del siglo XIX en la calle que hoy conocemos como Madero, ubicada en el centro de la Ciudad de México, un muy reconocido relojero de nombre Felipe trabajaba día a día dedicándole la mayor parte de su tiempo al arreglo de estos finos accesorios. Su bella esposa de nombre Diana le ayudaba a atender a los clientes; el amor que sentían el uno por el otro, hacía que muchas personas envidiaran tan linda relación.

Un día un cliente llamada Artemio llevó un costoso reloj a arreglar; al ver la belleza de Diana quedó impresionado. La compostura del reloj desafortunadamente tardó varios días, por lo que Artemio aprovechaba diariamente para acudir con el relojero para preguntar por su reloj y por qué no, para ver a Diana.

Después de varios días, Artemio pidió a Felipe que le llevara el reloj a su domicilio, no importando si se había podido arreglar o no. Diana imploró a Felipe que no fuera, pero su responsabilidad al trabajo era mayor.

Esa tarde el cuerpo de Felipe fue encontrado en un barranco acuchillado, las autoridades atribuyeron todo a un asalto, pero Diana sabía que no había sido así y conocía a quien le había hecho eso a su amado esposo.

Durante el funeral y el entierro Diana no dejó de llorar y de lamentar la partida de su amado esposo, e imploró a los cielos que regresara para no tener que vivir con ese dolor tan grande

Al día siguiente del asesinato el cuerpo de Artemio fue encontrado en la propiedad de Artemio cerca de un árbol y el reloj que debía entregarle lo llevaba en la mano.

Artemio no sabiendo qué pasaba ordenó a sus hombres volver a enterrar a Felipe, pero esa historia se repitió día con día hasta que Artemio murió de un infarto causado por el miedo de la escena que presenciaba a diario.

Fue hasta ese momento que el espíritu de “El relojero” pudo por fin descansar y el dolor que sentía Diana poco a poco fue pasando pero siempre recordado a su gran amor.

 

Visita nuestro Blog: El Palacio de Lecumberri

No te puedes perder...

El diablito de Cholula

El Reino Mágico en Veracruz

Misnebalam, el pueblo fantasma

El Psiquiátrico San Rafael

Comentarios