free hit counter
BLOG: Leyendas
El fantasma del campanario

En una pequeña iglesia ubicada en Fresnillo, Zacatecas muchas son las personas que aseguran haber visto un fantasma en el campanario, algunos otros lo confunden con un policía hasta que al mirarle el desfigurado rostro se dan cuenta que un ser malévolo del más allá habita el sagrado recinto.

El fantasma del campanario

Cuenta la leyenda que a mediados del año 1913 una batalla en donde se vieron envueltas las tropas del Coronel Natividad Del Toro y del General Pánfilo Natera terminó en una gran matanza, y es que en su afán de protegerse, los soldados de Del Toro tomaron la iglesia de La Purificación, ubicada en Fresnillo.
Los jóvenes militares se refugiaron en el campanario para desde ahí disparar a sus oponentes, sin embargo el bando opuesto decidió prender chiles secos en la entrada, situación que hizo que quienes se encontraban en el recinto no tuvieran de otra más que abandonarlo, muchos lograron salir en tanto que otros fueron acribillados en el lugar.
El Coronel Natividad, quien también se encontraba en el campanario no podía ni quería rendirse, por ello decidió quitarse ahí mismo la vida…
Los adversarios al darse cuenta subieron por el cuerpo y lo sacaron arrastrando, mientras éste iba dejando un rastro de sangre por toda la escalinata.
Hasta la fecha, la iglesia aún cuenta con disparos en la pared, pero lo más tenebroso de esta situación es lo que los monagillos, sacristanes y organillistas cuentan, pues muchos aseguran haber visto a un hombre vestido de militar deambulando por el campanario y por el atrio; algunos lo confunden con un policía, hasta que algún destello de luz alumbra su cara y logran ver un  rostro agresivo y desfigurado del que todos terminan huyendo, sin embargo antes de que las personas puedan escapar, el fantasma del campanario desaparece misteriosamente…
Visita nuestro Blog: La piedra negra de Zacatecas

No te puedes perder...

La espeluznante leyenda del Palacio de Lecumberri

La macabra leyenda de Los Pitufos

La leyenda de la casa de Aramberri

Los mitos más escalofriantes del metro de la Ciudad de México