free hit counter
BLOG: Leyendas
Cuando el tunkuluchú canta…

Nuestro país es sumamente rico en diversidad, sus cuentos, leyendas y canciones son sólo un ejemplo de ello. ¿Alguna vez te has preguntado qué quiere decir el ave en su canto? No te pierdas esta leyenda maya que habla al respecto.

Se dice que en el antiguo Mayab, que es el anterior nombre de Yucatán, vivía una ave solitaria y misteriosa llamada Tunkuluchú, o como nosotros la conocemos, tecolote. Esta ave era temida ya que su canto anunciaba muerte. Las razones varían, hay quienes pensaban que era un ave del inframundo, otros que era una bruja convertida en ave.

Otra historia cree que el tunkuluchú fue considerada la más sabia de las aves en tiempos antiguos y todos recurrían a ella cuando necesitaban algún consejo admirando su conducta seria y prudente.

Un día, el ave tunkuluchú recibió una invitación a una fiesta que se llevaría a cabo en el palacio del reino de las aves. Acudió a la celebración despampanante y todos estaban sorprendidos de verla ya que no solía asistir a fiestas.

Rápidamente le ofrecieron un lugar privilegiado en la mesa del rey al alcance de cualquier alimento que deseara consumir, también le ofrecieron un licor maya llamado balché que el ave bebió; como no estaba acostumbrado a éste, después de algunas copas se emborrachó. La fiesta se convirtió en un escándalo de chiflidos y risas.

Cada una de las aves buscaba ser la más graciosa por lo que cada una expresaba sus mejores chistes y actuaciones. Cuando tocó el turno del tunkuluchú, sin quererlo, le ganó a todas las aves pues estaba tan borracho que mientras contaba sus chistes danzaba dando vueltas sobre una pata sin importar que en repetidas ocasiones se encontrara con el piso.

Un maya iba caminando por ahí cuando escuchó el estruendoso ruido de la fiesta a la cual entró dispuesto a causar revuelta. Después de emborracharse con el balché, el maya comenzó a reírse de cada ave presente hasta que quedó admirado por el tunkulucú; sin pensarlo corrió detrás de él tratando de arrancar sus plumas. El hombre arrancó una espina de una rama y le picó las patas al tunkuluchú, mientras el ave intentaba huir, las demás pensaban que se trataba de una danza así que continuaban riéndose de él.

El hombre continuó molestando al ave hasta que se quedó dormido por causa de la borrachera, la fiesta se había terminado y las aves regresaban a sus nidos todavía atarantadas. El pájaro ahora estaba triste y enojado porque ya nadie lo respetaría como antes después de aquella función por lo que decidió vengarse del maya.

Pasó varios días ideando la mejor forma de venganza, era tanto su enojo que decidió que todos los hombres deberían pagar por aquella ofensa, y de pronto, su gran idea llegó.

Todas las noches acudió al cementerio hasta que aprendió a reconocer el olor de la muerte, justo lo que necesitaba para su venganza. Desde este momento el ave tunkuluchú se propuso anunciar la partida de los hombres posándose en los lugares donde huele la muerte cercana y entonando un tétrico canto; así recuperaría el respeto que ya había perdido.

Es por esta razón que se dice que cuando el tunkuluchú canta, el hombre muere.

No te puedes perder...

Guanajuato: La famosa leyenda del Callejón del Beso

Hilo Rojo: Las personas destinadas a conocerse están atadas por él

3:00 am, la hora del demonio…

La leyenda del Charro Negro