free hit counter
BLOG: Leyendas
La leyenda del Callejón del Aguacate

El Callejón del Aguacate, un misterioso lugar de la Ciudad de México que guarda una trágica leyenda y que como consecuencia se ha convertido en un lugar icónico de Coyoacán.

¿Te atreverías a visitar el Callejón del Aguacate a medianoche?

Cuenta la leyenda que durante la época de Lázaro Cárdenas diariamente un militar transitaba por ese callejón ubicado en Coyoacán en el barrio de Santa Catarina, y que un pequeño niño aguardaba para verlo, pues se encontraba asombrado por su vestimenta y sus trajes de gala que utilizaba, además el niño le insistía frecuentemente para que jugara con él.

Un día, el militar malhumorado y harto de tanta insistencia tomó al pequeño y lo ahorcó colgándolo de un árbol de aguacate situado en el callejón detrás de un pequeño altar.

A partir de ese momento muchos son los sucesos paranormales que se cuentan siguen ocurriendo ahí; uno de ellos es que se pueden escuchar los últimos gemidos y gritos del pequeño y que incluso su cara se puede ver en el árbol, además de que por las noches se pueden sentir extrañas presencias.

Tema relacionado: Misnebalam, el pueblo fantasma

Otros tantos afirman que la virgen que se encuentra en el altar, en ocasiones llora sangre como señal de lo que sucedió aquel trágico día.

Desafiando esta leyenda, varias personas aún acuden para comprobar lo que la gente dice, y siempre tratan de que sus visitas sean por la noche, pues es cuando con mayor frecuencia suceden este tipo de acontecimientos.

Los comentarios de la gente que visita el Callejón del Aguacate para comprobar si el relato es verdad manifiestan que se puede sentir la presencia de algo raro en el lugar.

El famoso callejón se ha convertido en un lugar icónico de Coyoacán debido a esta trágica leyenda…

También te puede interesar: La leyenda del árbol del vampiro

 

 

 

No te puedes perder...

5 películas mexicanas de terror que NO te puedes perder

La leyenda del Árbol del Vampiro

La leyenda del Desierto de los Leones

La leyenda de la casa de Aramberri