free hit counter

Víctor Macías
BLOG
Víctor Macías
septiembre 6, 2016
SÉ OPTIMISTA

En los 70, los investigadores siguieron a ganadores de lotería y descubrieron que tras un año no eran más felices que las personas que no habían ganado. Esta “adaptación hedónica” sugiere que todos tenemos un nivel base de felicidad. No importa lo que pase, bueno o malo, el efecto de nuestra felicidad es temporal y tendemos a revertir a nuestro nivel base. Algunas personas tienen un nivel de base más alto que otras, y en parte se debe a la genética, pero está muy influenciado por “cómo piensas”.

Piensa en todas las cosas pequeñas que te hagan feliz durante el día. Por ejemplo, no había mucho tráfico, tuviste un buen desayuno, tu amigo dijo algo gracioso y te hizo reír, llevaste a tu perro a pasear al parque. Todas estas pequeñas cosas se unen para crear una gran felicidad.

Mira el vaso medio lleno en vez de medio vacío. ¿Tu novia rompe contigo? Ahora podrás conocer a más gente. ¿Has perdido tu trabajo? Ahora podrás encontrar uno mejor. Ajusta tu mentalidad a eso para que haya algo bueno en todo lo que te pase.

Ponte en situaciones en las que te puedan pasar cosas buenas. Es más fácil ser optimista si te pones una meta con éxito. Engañar a tu pareja o robar una bicicleta, aunque sea emocionante por un tiempo, rara vez terminará bien. Piensa antes de actuar.

Piensa en tu situación actual (por muy dura que sea) y después piensa en lo mal que lo tienen que pasar otras personas. Sé feliz por no estar en una situación peor. Aprende a disfrutar de la vida.

Te puede interesar: