free hit counter

Mariana Martínez
BLOG
Mariana Martínez
diciembre 28, 2016
LIMPIEZA DE FIN DE AÑO, UN RITUAL PARA PURIFICAR EL ALMA

Durante los últimos días del año los japoneses hacen a manera de ritual una gran limpieza, llamada osoji. No es limpiar “por encimita” o las tareas de casa que solemos hacer cotidianamente; significa entrar a los rincones de los que generalmente no sacamos el polvo.

 Es un diligente ritual que se basa en la siguiente metáfora: como está mi espacio, estoy por dentro.

 La limpieza para cerrar el ciclo es tan importante que se realiza no sólo en el hogar sino en las escuelas, las oficinas y los locales de Japón. Terminar el año limpio significa poder iniciar el siguiente con el espacio en nuestra mente y cuerpo para recibir las nuevas experiencias.

 La limpieza no sólo se hace a nivel físico, también se considera como aseo terminar todos nuestros pendientes antes de que acabe el año, como pagos, reuniones truncas, situaciones interpersonales, todo aquello que sintamos que debemos concluir o que necesite atención.

 Te recomendamos practicar este ritual de limpieza en tu hogar y acompañado de tu familia. Inculcar la salud de los espacios es una responsabilidad que a la larga es gratificante y genera armonía.

 También puedes incluir el ritual en ti: este Año Nuevo toma una ducha más especial que de costumbre. Podrías darte un energizante baño con agua fría o adquirir algunas sales de baño, y no importa si tienes o no tina, lo importante es la experiencia de concentrarte en ti, hacer introspección y disfrutar ese espacio íntimo para purificarte.

 Si optas por la opción de las sales, puedes prepararlas previamente en un tazón con agua caliente. Deja que el agua con sal recorra tu cuerpo, viértela poco a poco sobre ti para que puedas disfrutar de su olor y luego continúa tu ducha como sueles hacerlo normalmente.
¿Qué te parece concentrarte este Año Nuevo en limpiarte y quedar resplandeciente?

 

 

Te puede interesar: