free hit counter
BLOG: Leyendas
La mujer del velo

Ésta semana traigo para todos ustedes la leyenda de “La mujer del velo”, una historia contada en uno que otro poblado de nuestra querida República Mexicana.

La mujer del velo

Cuenta la leyenda que hace muchos años en un pequeño poblado de la República Mexicana existió un hombre muy atractivo, que utilizaba su galanura para conquistar mujeres ricas, su nombre era Luis.

Su método era hablarles bonito para enamorarlas y que cayeran rendidas ante el, después sacarles un poco de dinero y posteriormente abandonarlas rompiéndoles el corazón.

Una de sus tantas conquistas fue la bella Ana que se enamoró perdidamente de Luis, y cuando él decidió abandonarla ella no pudo con tanto dolor al grado que decidió suicidarse… no sin antes prometer que se llevaría al causante de su pena para que estuvieran juntos por toda la eternidad.

La noche de día de muertos Luis acudió a una cantina, terminó borracho y en su andar a casa vio la silueta de una bella dama, su cara no la podía ver debido al velo negro que la cubría y por más que la seguía no podía llegar a ella.

Ésta misma escena se repitió durante una semana hasta que llegó la fecha en que Ana cumplió un año de muerta.

Ese día Luis pasaba por el panteón cuando escuchó que alguien pedía ayuda, al voltear se pudo dar cuenta que era aquella persona a la que había estado siguiendo durante una semana y de la cual se había enamorado. Era la oportunidad para por fin poderse acercar.

Ana: Gracias al cielo, alguien me ha escuchado. Venía a ver a mi hermana que hoy cumple un año de muerta, un mal hombre la enamoró y ella se mató por él. ¿Qué crees que se merece?

Luis: Merece ser enterrado vivo con la mujer a la que hizo sufrir para que ella lo pueda amar

Ana: Pues esto ha de pasar…

Lo tomó de la cintura y él sumamente emocionado le quitó el velo y al ver, tremendo susto se llevó, la amante estaba allí carcomida por los gusanos que se veían en su boca y ojos. Lo hundió sumergiéndole en la tierra, cumpliendo así su deseo.

No te puedes perder...

El Psiquiátrico San Rafael

El soldado Figueroa del Panteón Civil de Dolores

El antiguo convento de Hermosillo

El hombre sin cabeza

Comentarios