free hit counter

Mariana Martínez
BLOG
Mariana Martínez
diciembre 26, 2016
COSTUMBRES DE FIN DE AÑO MÁS SORPRENDENTES DEL MUNDO

En muchas partes del mundo, se acostumbra recibir el año nuevo comiendo 12 uvas, que acompañan a las 12 campanadas que anuncian la llegada del año nuevo.

Pero, para que tu sorpresa, esa no es la única tradición, algunos países tienen algunas otras costumbres para recibir el nuevo año de una manera muy peculiar.

 

1.- Uvas

El origen de esta práctica se remonta a 1909, fecha en que en España hubo un excedente de cosecha de uva y en las casas aprovecharon para comerlas la última noche del año. Algunas referencias apuntan a que, incluso en el siglo XIX, los burgueses ya habían instalado la costumbre de tomar esta fruta para dar la bienvenida a 365 nuevos días.

 

2.- Besos estadounidenses

Recién entrado el año nuevo, es decir, a la medianoche, no puede faltar el beso. Aunque no se conoce con precisión el origen de este rito, la más curiosa explicación sitúa la fecha de inicio en la época romana, cuando durante el festival de Saturnalia -con fecha próxima al Año Nuevo- todos los asistentes se besaban.

Los estadounidenses creen que no dar un beso justo después de las doce de la última noche del año asegura 365 días de soledad. Su análisis afirma que dos tercios de la población de Estados Unidos esperan compartir el beso de Año Nuevo con alguien, y únicamente un 10% de ellos no tenía expectativas de poder cumplir con la tradición.

 

3.- Las lentejas italianas

Un plato de lentejas no puede faltar en la mesa de ningún italiano, por su simbolismo de riqueza, durante la cena de Nochevieja. Cuantas más se comen, más se gana, piensan. Esta es  una creencia antiquísima. Los romanos regalaban a principio de año estas legumbres con la intención de que se convirtieran en monedas de oro que incrementaran su poder adquisitivo.

 

4.- Rompiendo la bajilla, en Dinamarca

Así dan la bienvenida los daneses al año nuevo, tras la cena de Nochevieja. Antiguamente, y aún en algunas zonas, la vajilla se estrellaba contra la puerta de los seres queridos, que quedaban encantados con la acción puesto que la acción representa cariño y buenos presagios para el año siguiente.

 

5.- Ropa interior roja, para el amor

La tradición asegura que portando este color bajo la ropa no faltará el amor ni la pasión durante el nuevo año que comienza.

 

6.- Ropa con lunares en Filipinas

En este país se asocian los lunares en las prendas con las monedas debido a su forma circular. También se vincula este tipo de telas a la buena suerte, por lo que las calles filipinas se visten así durante el 31 de diciembre. Ellos creen que la ropa debe llevar al menos un bolsillo. En él se meterán unas cuantas monedas que se harán sonar cuando el reloj anuncie la media noche.

 

7.- Hogmanay: Escocia.

Edimburgo se llena de gente para ofrecer una despedida única al año. Hogmanay es el nombre de esta celebración, que está plagada de costumbres ancestrales de las que no se conoce la procedencia exacta.

La fiesta engloba una cabalgata de luz, fuego y actores vestidos de vikingos, denominada Torchlight Proccession, que enciende la hermosa Royal Mile, calle por excelencia de Edimburgo. La exhibición de danzas Off Kilter tampoco tiene desperdicio; exhibe desde baile contemporáneo hasta bailes antiguos con la tradicional kilt -falda escocesa-. Gaiteros, teatro callejero, fuegos artificiales… pura diversión.

 

8.- First footing

Esta costumbre consiste en ser el primero en visitar a familiares o amigos después de que hayan dado las campanadas de la medianoche.

La persona que llegue antes a la casa de la celebración será la portadora de la buena suerte durante el resto del año. Debe ir acompañado de algún tipo de regalo, que, por excelencia según la tradición popular, pueden ser dinero, pan o carbón.

 

9.- Ciudad del Cabo y su carnaval

Un día después de Año Nuevo, las calles de esta ciudad se visten de arcoiris para pasear su Tweede Nuwe-Jaar. Literalmente, el nombre que recibe este carnaval tiene que ver con el momento en el que se celebra, puesto que significa Segundo Año Nuevo.

 

10.- En Japón también despiden el año con campanadas… pero no doce.

La tradición, llamada joya no kane, obliga a que durante la transición de Nochevieja a Año Nuevo se toquen hasta 108 veces las campanas de los templos budistas nipones.

Con cada tañido del metal se esfuma uno de los 108 pecados que el ser humano tiene por defecto en la mente, evitando así caer en la tentación de llevarlos a cabo; ira, envidia y deseo, algunos de ellos.

 

¿Sorprendente no?

Te puede interesar: